fbpx

INTRODUCCIÓN

Comer fuera de casa sin engordar puede ser toda una hazaña para algunos. Comer fuera de casa por cuestiones de trabajo o por frecuentar mucho los bares o restaurantes porque tienes una desarrollada y sana vida social sí puede ser una pesadilla para quien se propone perder peso.

Qué fáciles eran antes las cosas cuando no socializábamos tanto, los trabajos no tenían tantas horas y no había muchas opciones para comer, la verdad. Ahora los restaurantes son el mejor sueño de unos y la peor pesadilla de otros.

Por norma general en un restaurante, catering o bar no suelen cuidar demasiado el uso que hacen del aceite y otras grasas, incluso de jarabes y azúcar, porque su prioridad es conquistar el paladar de su público. Cocinar platos sabrosos para muchas personas.

Por lo tanto, saber escoger qué platos del menú vas a comer es muy importante para controlar las calorías de tus comidas y de tu dieta, y poder comer fuera de casa sin engordar.

comer fuera de casa sin engordar

 

QUE PEDIR PARA COMER SI…

# HAY MENÚ

Si acudes a un local en el que disponen de un menú y debes escoger un primero, un segundo y un postre, debes saber combinar los platos que eliges para que te quedes satisfecho a la vez que mantienes las calorías de tu comida.

Lo más razonable es que escojas un plato a base de verduras de primero, como purés o cremas, ensaladas o verduras salteadas. Y lo combines con un plato principal de segundo. Este plato principal puede ser un plato a base de farináceos como un arroz o una pasta, o puede que sea un plato con carne o pescado. En este último caso puedes permitirte acompañar la comida con un poco de pan o patata.

Si no fuera posible escoger un plato de verduras de primero, lo mejor que puedes hacer es buscar un plato completo  de primero a base de farináceo con verduras y pedirte pescado de segundo. Es preferible que el segundo plato no venga acompañado de patata o pan, sino que venga acompañado de verduras.

# SI NO HAY MENÚ

En el caso de que puedas escoger a la carta lo tienes muy fácil. La mayoría de veces solemos acostumbrar a pedir más comida de la que tomamos en nuestra propia casa porque la sociedad nos ha educado para que, cuando comamos en un restaurante, comamos hasta nos duela el estómago; y también porque la comida nos entra por el ojo.

Pero tú puedes hacer esto, pide un plato único si eso es lo que acostumbras a hacer en tu casa.  Los platos con pastas o arroces tienen un problema y es que suelen añadir bastante cantidad o suelen venir acompañados de salsas. Puedes intentar pedir un plato con cereales y verduras.

Si no quieres subir de peso lo mejor es que pidas un plato de pescado o verduras y pidas pan para acompañar. De esa manera tú controlas las calorías que quieras añadir.

De todas maneras, si se trata de una comida siempre puedas prepararte una cena más ligera más tarde, aunque te aconsejo que no utilices esta estrategia siempre porque no funcionará. Si se trata de una cena… no hay mucho que puedas hacer asique si te toca acudir a un restaurante varias veces por semana, sigue estos consejos.

#SI VAS DE TAPAS

El truco de las tapas es buscar un poco el equilibrio entre los ingredientes de un plato completo. Ya sabes que los tres ingredientes de un plato son los farináceos (pan, patata, pasta, legumbres, arroz), las verduras y los alimentos proteicos (carne, pescado, huevo, queso).

Así que intenta escoger tapas que representen un poco esto. Puedes coger alguna tapa con pan o patata, otra con verduras o pedir una ensalada para acompañar, y otra que lleve carne o pescado. Además, hay otras cositas que puedes tener en cuenta:

  • Escoger tapas con pescado o marisco (pulpo, gambas, sepia, mejillones) ayuda a controlar las calorías porque son platos más ligeros.
  • Evita que todas las tapas sean de carne, por ejemplo albóndigas, salchichas, tortillas, etc. No es necesario probarlas todas ese día, prioriza el consumo de verduras o ensalada y unas pocas tapas para acompañar.

QUÉ PASA CON LAS BEBIDAS

Lo que tienes que saber de bebidas que no son agua, es decir, vino, cerveza o refrescos con azúcar, es que solo con un vaso podemos estar tomando el equivalente a una pieza de fruta, un trocito de pan o un platito de paella, en el caso de un refresco de cola. Así que imagina cómo agrandaríamos las calorías de tu menú añadiendo un par de vasos para acompañar por ejemplo.

De lo que aquí hablamos es de cómo comer en restaurantes de forma habitual sin añadir calorías de más a tu dieta, por lo tanto, es preferible siempre que acompañes tus comidas con agua.

Si en algún caso quisieras o no tuvieras más remedio que tomar una copa de vino, en ese caso puedes escoger tomar una bebida para acompañar pero no tomar postre, o escoger platos principales con verduras y pescado sin mucha cantidad de cereales que lo acompañen.

Sea como sea, te aconsejo que no te pases de un vaso o una copa y durante el resto de tu comida utilices el agua.

¿Y DE POSTRE?

El postre es un aspecto que hay que tener en cuenta para comer fuera de casa sin engordar. Es evidente que lo más razonable sería escoger una pieza de fruta que ofrezcan de temporada en el restaurante o local al que acudas. Como segunda opción puedes plantearte compartir un postre lácteo con tus acompañantes, hablo por ejemplo de un flan, unas natillas, un pastel…

Además, si planeas tomar luego un café o cortado con azúcar, ese podría ser tu único postre. En todo caso, el postre no es un componente obligatorio de las comidas o las cenas. Imagina que te has pedido un plato de espaguetis a la carbonara o una fideuá de pato, de nada te servirá pedir fruta como postre al ser platos ya muy calóricos, especialmente si has tomado vino o cerveza. En este caso, pide una infusión de hierbas sin azúcar.

 

PARA FINALIZAR

No hay excusa para comer fuera de casa sin engordar. Antes de empezar a comer sin pensar, es importante que eches un vistazo a las opciones que te ofrecen, decidas qué vas a pedir y te ciñas al plan. No dejes que la gula o el apetito al ver tanta comida y tan buena te ciegue. Recuerda que tienes mil oportunidades para probar otros platos.


¡Hola! Soy Cristina Barroso. Soy dietista-nutricionista. Hace más de 5 años me colegié y desde entonces ayudo a las personas a organizar sus hábitos dietéticos para que consigan sentirse mejor con ellos mismos y con su cuerpo.

Les enseño los recursos que necesitan para que adapten su alimentación a su estilo de vida y les permita cumplir con sus objetivos para toda la vida.


Déjame un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.