fbpx

¿Te resulta difícil adelgazar si cocinas para muchos? Hijos, pareja, madre, padre… todos quieren comer algo diferente y tú solo piensas en comer sano porque quieres perder peso.

Como si nuestro estilo de vida tan frenético y otras cuestiones sociales no complicaran ya el proceso psicológico para perder peso, vivir con otras personas y familiares, también a veces puede ser una complicación.

Ser el responsable de cocina de una familia, especialmente si en esa familia hay bastantes comensales o niños pequeños, se vuelve una complicación porque habitualmente nos suele producir culpabilidad, cambiarle la rutina de alimentación a toda la familia. La otra opción es tener que cocinar todos los días dos platos, para que tú puedas conseguir tus objetivos de peso sin molestar a los demás miembros de la familia.

1#REDUCE LA CANTIDAD DEL PLATO PRINCIPAL

Si la costumbre culinaria de tu familia es cocinar con mucho aceite, hacer sofritos en la mayoría de las comidas, cocinar comidas con muchos ingredientes y elaboradas, utilizar carne grasas, entonces hay una manera de controlar las calorías de tus comidas. Adelgazar cuando te toca cocinar para muchos de esta manera es complicado. Sigue este consejo.

Reduce la cantidad del plato principal, es decir, de la comida elaborada, y sírvete una guarnición de verduras de primero. Esta guarnición de verduras puede ser un puré que tengas preparado de otro día, o una ensalada de verduras variadas o una guarnición de verdura hervida o cocinada al vapor. Incluso, puedes aprovechar este primer plato e introducir un ingrediente farináceo, como pan o patata para completa tus platos en caso de que la cantidad que tomes del plato principal sea insuficiente.

Ejemplos:

  • Ensalada con un poco de quinoa, espinacas, gambitas y tomate fresco. Plato pequeño de paella.
  • Puré de garbanzos y calabacín + plato pequeño de espaguetis a la carbonara.
  • Ensalada de tomate y pepino + plato pequeño potaje de garbanzos y alubias con espinacas y carne.

2# SUSTITUYE SOLO LOS INGREDIENTES QUE ACOMPAÑAN AL INGREDIENTE PRINCIPAL

Por ejemplo, si vas a cocinar un arroz blanco con tomate y huevos fritos para tu familia, puedes reservarte un poco de arroz blanco para ti, añadirte el brócoli que cocinaste el otro día y cocinarte un huevo hervido en lugar de frito. Si vas a cocinar una pasta a la carbonara para los demás, puedes reservar un poco de pasta para ti y prepararte en 5 minutos un salteado de pollo o gambitas con alguna verdura de tu preferencia. Otro ejemplo, si preparas para tus hijos unos macarrones con longaniza y bacon, reserva tus macarrones y añade a los tuyos el calabacín y la berenjena con  pollo que cenaste anoche.

Para hacerte este proceso más cómodo, puedes coger el hábito de reservar las verduras que te sobran de otras cenas o comidas para utilizarlas mas adelante. También sería recomendable que organizaras la semana previamente planificando un menú y escogiendo de antemano estos cambios, antes de hacerlos el mismo día y quedarte en blanco por las prisas o por la presión de cocinar para tantos.

Para adelgazar cuando cocinas para muchos casi se hace imprescindible organizar un menú que prevea todos los problemas que puedes tener, horarios, niños, alergias…

Adelgazar si cocinas para mucha gente

3# CAMBIA LIGERAMENTE TU MODO DE COCINAR

Por mucho que hayas asumido la tarea de alimentar y cocinar para los demás, la prioridad para ti debes ser tú. Así que puedes intentar mejorar tus recetas más tradicionales usando menos aceite o menos ingredientes o utilizando  otro tipo de carne.

También puedes intentar dejar los platos más elaborados y calóricos para días ocasionales y elaborar platos más sencillos o ligeros el resto de días.  De esa manera mantienes el equilibrio durante la semana.

Otra tercera opción, como último recurso y dependiendo de tu tiempo, es que cocines dos platos. Si decides que esta opción es la mejor para ti, porque tienes tiempo y no quieres incomodar a los demás, puedes organizarlo todo cada semana para aprovechar guarniciones de la cena y hacer con ellas preparaciones fáciles para el día siguiente. O prepararte ensaladas completas cuando hayas cocinado para tu familia un plato bastante calórico que no te parezca adecuado para ti.

PARA FINALIZAR

Es cierto que cuando eres responsable de las comidas de toda tu familia, es más complicado mejorar tu alimentación. Al menos cuando el resto de tu familia quiere seguir comiendo como lo hacía y no quiere o no puede hacerse responsable de sus propios platos. Pero siempre hay una manera de hacerlo mejor, intenta aplicar estas tres estrategias que te sugiero aquí para adelgazar si cocinas para muchos. E intenta buscar siempre el apoyo de tu familia a la hora de cambiar de hábitos. Comer más sano es algo que beneficio a todo el mundo.

Espero que esta información te haya sido útil. Te invito a comentarme tus dudas aquí abajo en las redes sociales.

Déjame un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.