fbpx

Organizar un menú semanal para ti y para toda tu familia es la solución a muchos problemas del ritmo de vida actual. Entre el trabajo, los niños, los quehaceres en casa, y los imprevistos, sería normal que al llegar a casa lo último en lo que pensamos es en tener que cocinar. Y la cosa se complica cuando no tienes en la nevera lo que te gustaría cocinar.

Y claro, cuando te dicen que, además de todo eso, te prepares un menú ya se para perder peso o porque deseas mejorar tu alimentación, acabas por tirarte del pelo. ¿Cómo lo vas a hacer?

 Organizar un menú:

  • Permite ahorrar mucho tiempo pensando que comer o cenar. Solo necesitas dedicar un momento a la semana a pensar que comer para toda la semana.
  • Permite que mejores tu alimentación o pierdas peso al pensar de antemano lo que te vas a preparar, en lugar de pensar en el momento del estrés.
  • Puedes prever todas las complicaciones que se presenta, horarios de trabajo, particularidades de los demás, comidas en el trabajo.

Te cuento todo.

PASOS A REALIZAR

#1 MENÚ SEMANAL

Organizar un menú no es tan complicado como tú crees. Las dos cosas que tienes que tener en cuenta en el menú son las personas para las que tienes que cocinar, por si se da el caso que algún comensal necesite una dieta especial, y el tiempo que dispones para cocinar todos los días. Que dependerá de tu trabajo, más que otra cosa. En este caso necesitas planificar para esos días comidas rápidas o ya preparadas otro día, día que también marcaras en tu calendario semanal. Vamos más despacio.

  • Elabora una plantilla o descárgate la que yo te ofrezco más abajo y acóplala a tus necesidades.

Añade tantas celdas como necesites y ten en cuenta si hay algún día que debas cocinar para dos o dejar la comida para otro día.

Por ejemplo. Si el domingo, mientras preparas la cena de ese día, debes dejar preparada la comida del lunes apuntalo, incluyendo el plato que vas a cocinar. El lunes, cuando anotes lo que comerás ese día, añadirás que ya lo tienes preparado.

  • Rellena la plantilla.

Tú conoces mejor que nadie tus gustos y los de tu familia. Esta es la parte que más esfuerzo requiere pero recuerda que estás haciendo este esfuerzo ahora para ahorrártelo cada día. Si necesitas ayuda con el menú, por ejemplo si quieres perder peso o mejorar tu alimentación, tu dietista-nutricionista te habrá ayudado a confeccionar este menú. Así lo tienes más fácil.

Organiza tu menú para ahorrar tiempo en la cocina

Puedes elaborar tu menú económico y de aprovechamiento. Echa una mirada a tu despensa para repasar la comida que te queda, haber si la puedes aprovechar para el menú de la semana siguiente.

#2 HAZ LA LISTA DE COMPRA

Una vez tienes tu menú, te falta preparar tu despensa con todo lo que necesitas. De nada valdrá el menú si cuando llega la hora de aplicarlo no tienes los ingredientes que necesitas.

En esta lista debes tener en cuenta esto:

  • Las cantidades que necesitas para todos los comensales y toda la semana. Por ejemplo si has planificado unos tallarines a la boloñesa para cuatro, deberás comprar suficiente carne picada para los cuatro.
  • No solo anotes lo que tienes en el menú, anota lo que necesitas para merendar y almorzar. Así, además de no volver a pensar que comer tampoco hará falta salir de urgencia al súper porque no tienes leche.
  • Repasa todos los productos de casa, limpieza, ropa, belleza. Etc.

#3 A POR LA COMPRA

Ya solo te queda ir al súper. Escoge un día para hacer la compra. Mi súper consejo es que aproveches esa compra para comprar todo lo que necesitas para la semana. Nada de visitas de imprevisto a la tienda. Así tienes mucho tiempo para dedicarlo a otras cosas.

#4 IMPLEMENTA EL MENÚ EN CASA

No tengas prisa. Elige el día o la semana que prefieres empezar. Haz el menú, elabora tu lista y llena la despensa. Después lo único que tienes que hacer es acordarte cada noche de consultar tu menú, que estará colgado en tu nevera, y sacar los ingredientes que necesitas para el día siguiente.

Fácil pero muy muy eficiente.

Te toca a ti.


 

Déjame un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.