fbpx

¿Verdad que te encantaría aprender a comer de manera saludable y hacerlo sin aburrirte? Tú sí deseas mejorar tu salud, ser capaz de decir que no a los alimentos que te causan adicción, controlar las cantidades que tomas cuando sales a comer fuera. Lo deseas.

Pero ¿por qué no lo haces? ¿Por qué cuando te vas a levantar del sofá para salir a correr de repente piensas que estás mejor sentado, más cómodo en casa? ¿Por qué cuando te vas a preparar la cena con los alimentos que ya habías comprado decides que te apetece más una hamburguesa?

Resulta que sí que quieres mantener una alimentación saludable pero también crees que estás cómodo sentado en el sofá y sin cocinar.

PARA QUÉ SIRVE

Este ejercicio te puede ayudar a poner en perspectiva las consecuencias negativas y positivas que tiene quedarte como estás o cambiar tu situación. Tómate el tiempo suficiente para realizarlo y luego sacar tus propias conclusiones.

Consejo: se muy detallado, muchísimo. Y muy sincero. No generalices, trata de marcar los aspectos de manera muy concreta, por ejemplo, “mi abdomen no se hinchará por las noches y no me dolerá después de las comidas”, en lugar de escribir “mejorar mi salud”. O “puedo seguir comiendo queso antes de las cenas” en lugar de “puedo comer lo que quiera y cuando quiera”.

(I)No cambiar nada (II) Hacer cambios
Qué tiene de bueno
(III)No cambiar nada (IV) Hacer cambios
Qué tiene de malo

HORA DE ANALIZAR

Como ves, seguro que habrás señalado que tanto cambiar como no cambiar tiene cosas negativas. Es cierto que hacer cambios tiene consecuencias negativas, y que comer como hasta ahora también tiene algunas cosas positivas. Pero este ejercicio se llama la balanza porque trata precisamente de que pongas en uno y otro lado de la balanza las cosas positivas o negativas de cada decisión, y las valores.

El objetivo es conseguir que creas firmemente que cambiar te va a hacer feliz. Si crees que vas a ser infeliz o no te va a venir bien, nunca darás el paso. Y darlo en esas circunstancias puede ser contraproducente porque fracasarás y tendrás menos confianza para intentarlo de nuevo.

Reflexiona y date cuenta si realmente piensas que comer sano va contigo.

Déjame un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.