fbpx

¿Qué comer cuando no hay tiempo para cocinar? Hoy en día es difícil oír a alguien hablar de todo el tiempo que tiene para cocinar unos platos sanos y riquísimos. Nuestro ritmo de vida frenético, el trabajo de muchas horas, los quehaceres en casa después de trabajar, el estrés en sí mismo, están presentes en nuestra vida todos los días.

Proponernos cuidar nuestro cuerpo y nuestra salud, o perder peso, implica seguramente un esfuerzo de reorganización extra que debemos hacer para implementar esos necesarios cambios en nuestra vida. Llegar a casa tarde y ponerse a cocinar platos elaborados que requieren tiempo, supone perder precisamente ese tiempo que no tenemos, o cuando por fin lo tenemos lo queremos aprovechar para hacer otras tareas todavía pendientes.

INTRODUCCIÓN

¿Te frustras porque piensas que estás descuidando tu alimentación y tu cuerpo pero no consigues organizar las cosas lo suficiente para preparar unos platos adecuados? La solución quizás no está en buscar el tiempo para prepararlos, que ciertamente es una solución, puede que debas aprender a cocinar y preparar platos igual de sanos pero sencillos, que puedas preparar en el poco tiempo que tienes.

La idea es que te alimentes bien o pierdas peso si lo deseas, sin que ello suponga un esfuerzo o estrés tan grande para tu ritmo de vida actual que acabes por dejarlo estar. ¿Sabías que puedes preparar platos igual de sanos y ricos pero en muy poco tiempo? Amigo, a veces menos es más.

PLATOS QUE PUEDES PREPARAR EN POCO TIEMPO

#1 ENSALADAS O PLATOS EN BOWL.


Este tipo de comida nunca falla, es uno de los platos que puedes comer cuando no hay tiempo.  Y la puedes usar tanto para la comida como para la cena. Se trata de mezclar varios ingredientes en un plato o bowl y tomarlos como una ensalada. Dependiendo de los ingredientes que escojas podrás tomar el plato frío o caliente. Te sirve además para aprovechar los últimos restos de comida que tienes en la nevera.

Para no caer en la típica ensalada de pasta con atún, huevo y tomate, sería bueno que dedicaras un poco de tiempo previo a pensar al menos en dos combinaciones que te gustaría probar o que sepas que te gusta, para que de esa manera al llegar a casa tengas claras las opciones que tienes y no caigas en el aburrimiento.

¿Cómo preparar ensaladas?

Para que no te compliques mucho, te aconsejo que si se trata de una comida pienses primero en la base de tu ensalada. Como es una comida debes incluir alimentos energéticos, así que escoge entre pasta, arroz, quinoa, cuscús, garbanzos, alubias e incluso puedes pensar en una ensalada de patata. Todos ellos son alimentos que o bien puedes tener ya preparados, o bien tardas 10 minutos en cocinar mientras preparas el resto del acompañamiento.

Ahora, para esa base de ensalada piensa en al menos 3 ingredientes o elementos que serán su acompañamiento. Respetando siempre el equilibrio sería bueno que uno de esos elementos sea un alimento proteico (gambitas, huevo, atún en aceite, caballa, tofu, gulas, pollo a la plancha, algún pescado que tengas cocinado, surimi, mejillones, etc), y otros dos elementos de verdura (rábano, tomate, lechuga, brotes tiernos, brotes de soja, calabacín, setas, judías verdes, alcachofas, pimiento crudo o del piquillo, espinacas, brócoli, zanahoria rallada, etc).

A partir de ahí y para enriquecer tu plato puedes probar a añadir fruta (granos de granada, manzana, piña, pera, pasas, coco, aguacate, etc) o frutos secos y semillas (sésamo, chía, nueces, etc).

Prepara ensaladas rápidas y completas para comer

Si se trata de una cena,  depende de tus objetivos de peso o tu composición corporal. Quizás bastaría con que redujeras la cantidad de farináceo que añades de base o los elementos que le añades, a la vez que agrandas la cantidad de verdura,  de esa forma harías más ligera tu cena sin pasar hambre.

Imaginación al poder.

#2 BOCATAS SALUDABLES


¿Quién ha dicho que un bocadillo no puede ser igual de bueno y sano que unas lentejas con coliflor? La clave está, como te he dicho antes, en no caer en el aburrimiento y tener previamente concretas las opciones que tienes al llegar a casa, tus comodines para comer cuando no hay tiempo. De esa forma no te pararás a pensar, sabrás que tipo de comida puedes prepararte.

¿Cómo preparar bocatas saludables?

Empezando por el pan, que será nuestro ingrediente principal en este caso, escogelo  enteramente integral y de buena calidad, descarta los panes de molde o industriales. Puedes tener tu reserva de pan de panadería congelado en porciones adecuadas e ir sacando cuando lo necesites.

En cuanto al relleno de tu bocata, puedes escoger prácticamente lo que quieras, no te centres solo en el típico fiambre. Puedes escoger un relleno proteico (fiambre, lomo de cerdo, pechuga de pollo, salmón ahumado, atún en conserva, calamares, queso fresco, etc). O puedes escoger verdura y/o frutas (aguacate, berenjena y pimiento asados de la noche anterior, brotes, tomate, cebolla y zanahoria, espinacas salteadas de la noche anterior, etc).

Si es posible, prepárate un bocata (o tostada) no muy grande y añade una guarnición de verdura para acompañarlo. Por ejemplo, puedes servirte un vasito del puré de verduras sobrante, o gazpacho. O prepararte un plato de ensalada de verduras variadas pequeño.

#3 CENAS DE DOS INGREDIENTES


Esto es muy sencillo. Escoge dos ingredientes y con ellos haremos magia. Prepararás una cena rápida para comer cuando no hay tiempo. Lo bueno sería que uno de ellos fuera una verdura u hortaliza, y el otro fuera una pieza proteica, al tratarse de una cena. A estos dos ingredientes podrías añadirle una rebanada de pan integral para acompañar, una cucharada de garbanzos ya cocidos o un poco de quinoa o arroz.

#4 BURRITOS O PIZZA SALUDABLE


Compra masa de pizza fresca integral, si lo prefieres, y tenla siempre en la nevera, o prepárala tú con tus propios ingredientes y después congela en porciones individuales. Así controlarás incluso la cantidad que te quieres comer. Luego haz como las ensaladas, escoge al menos 3 ingredientes para cocinar tu pizza. Añade verdura (alcachofas, pimiento, rúcula, espinacas, tomate en rodajas, setas…), o fruta (piña) o un alimento proteico (gambitas, jamón serrano, tofu). Aquí también tienes que echarle imaginación porque vale todo. Bueno, de todo lo bueno digamos. Si quieres que tu pizza sea ligera escoge tomate natural en lugar de frito y prescinde del queso o añade poca mozzarella.

Pizza integral con espinacas y setas

De igual manera puedes preparar tus burritos caseros y sanos. Compra las tortillas de trigo o maíz o prepáralas tu un día que tengas tiempo.

OTROS TRUCOS PARA AHORRAR TIEMPO EN LA COCINA.

Si todavía te has quedado corto, aquí tienes más consejos sobre qué comer cuando no hay tiempo.

1.CONGELA COMIDA ELABORADA DE OTROS DÍAS

Un truco práctico muy bueno es este. Cuando cocines con más tiempo otros días, reserva siempre una porción para otro día o congela lo que te sobre. Sería interesante congelar platos elaborados, albóndigas con salsa de tomate, lentejas, paella, arroz al horno, potajes… y guarniciones de verdura para completar otros días, por ejemplo las judías verdes salteadas con jamón, un pisto de verduras con tomate, un brócoli al vapor…

2.PLANIFICA TU MENÚ SEMANAL

Si dedicas 15 minutos de tu semana, mientras esperas en la peluquería o en la carnicería, o incluso mientras haces cola en el coche, a preparar tu menú semanal, puedes organizarlo de tal manera que te permita ahorrar tiempo.

Es un método imprescindible hoy en día si queremos comer sano. Con tus horarios y los horarios de tu familia, puedes elaborar un menú con comidas sencillas el día que tienes poco tiempo, cocinar más cuando si tengas tiempo, o incluso marcarte en el menú cuando debes preparar la comida del día siguiente por la noche y aprovechar la preparación que ya hagas para cenar.  Aquí no hay excusas.

3.BACHCOOKING

Es una técnica que se oye mucho hoy en día. Consiste básicamente en dedicar un día de tu semana cocinar todos o casi todos los platos del resto de la semana para que no tengas que cocinar o cocinar muy poco los demás días.

Las preparaciones se almacenan en tuppers o recipientes para tal fin. La precaución aquí es cocinar platos que pueden congelarse y que no pierden calidad al pasar los días.

Déjame un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.